bebés & niños

¡Me duele la panza!

El dolor de panza es una de las molestias más frecuentes en los niños. Para los pediatras es difícil identificar la causa ya que puede deberse a múltiples factores fisiológicos, emocionales y socio ambientales.

El dolor abdominal es un motivo de consulta frecuente en la infancia, y como puede estar relacionado a diferentes causas, muchas veces le resulta difícil al pediatra llegar al diagnóstico. Puede aparecer de manera esporádica o recurrente y se debe evaluar si su origen es funcional u orgánico.

En el 85% de los casos de dolor abdominal recurrente en niños mayores de 5 años, se trata de un problema funcional (desorden psicosomático, vinculado al estrés y la ansiedad), mientras que el 15% corresponde a razones orgánicas. En niños más pequeños las causas son predominantemente físicas.

Cuando el estado emocional del niño se ve afectado por situaciones estresantes tales como la separación de sus padres, el fallecimiento de un ser querido, una mudanza o episodios de violencia doméstica, puede aparecer el dolor abdominal como manifestación de la angustia que estas le provocan.

También puede relacionarse con las características de personalidad del niño. Si es un chico tímido, perfeccionista, temeroso, ansioso, a quien le resulta difícil la integración en el ámbito escolar o experimenta trastornos en el sueño, puede presentar este tipo de dolencia de forma frecuente. Enfermedades de la edad adulta como el colon irritable, las hernias de hiato y las úlceras están asociadas con el dolor abdominal crónico y recurrente en la infancia.

EL DESAFIO DEL PEDIATRA

Constituye un desafío para el pediatra tener una orientación diagnóstica adecuada, teniendo siempre presente que la mayoría de estos pacientes responden a una causa emocional pero sin subestimar las infrecuentes patologías orgánicas que pueden ser potencialmente graves.

Es fundamental conocer su ambiente familiar y escolar, evaluar al niño con un examen físico completo, realizando un seguimiento, pero sobre todo dedicar tiempo y escuchar al pequeño paciente, recordando que las emociones pueden tener repercusión inmediata en el cuerpo. Si lo considera necesario, el especialista hará una derivación para que reciba tratamiento psicológico.

Hay una problemática que cada vez se visibiliza más en los consultorios pediátricos y es el escaso tiempo que el niño pasa con sus padres. Muchas veces no ven a la mamá en todo el día, porque ellas tienen que salir a trabajar. Entonces, el niño acusa un dolor de panza como llamado de atención y manifestación del conflicto emocional que está atravesando.

ALGUNAS CAUSAS DE TIPO ORGÁNICO

El dolor de panza puede tener muchísimas causas, pero aquí te contamos cuáles son las más comunes a nivel orgánico:

• Hambre
• Indigestión
• Cólicos
• Intolerancia a la Lactosa
• Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca
• Obstrucción intestinal
• Estreñimiento
• Parásitos
• Intoxicación
• Gastroenteritis
• Apendicitis
• Infección urinaria

Si el dolor abdominal viene acompañado de otros síntomas como diarrea, vómitos, nauseas, mareos, gases, inapetencia, dolor de cabeza y fiebre podemos estar ante un cuadro más serio. Habrá que estar atentos cuando este dolor persiste por más de tres meses y se hace crónico porque podría tratarse de un trastorno denominado DAR (Dolor Abdominal Recurrente). Si bien este término comenzó a usarse hace más de 30 años, hoy sigue siendo materia de investigación en el mundo.

Con el asesoramiento de Ramón Oliver. Médico Pediatra





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com