embarazo

Alcohol y embarazo

El consumo de alcohol durante el embarazo puede ocasionar un daño severo e irreversible en el bebé, especialmente en el primer trimestre mientras se está formando. El riesgo es mayor cuando la madre ingiere bebidas alcohólicas de forma habitual.

Durante el embarazo, la futura mamá debe abandonar radicalmente los malos hábitos, entre ellos el consumo de alcohol. Es un error pensar que una copa de vino no va a afectar al bebé; el alcohol va a ir por la sangre hasta el feto y quedará circulando en su cuerpo ya que la depuración de esta sustancia le llevará mucho más tiempo que a un adulto.

Los daños que la ingesta crónica de alcohol produce al bebé en desarrollo intrauterino pueden ser severos e irreversibles, especialmente durante los tres primeros meses de gestación, cuando se está formando.

RIESGOS
• Síndrome de Alcoholismo Fetal al nacer
• Parálisis cerebral
• Retraso en el crecimiento intrauterino
• Trastornos en el comportamiento
• Problemas de aprendizaje y déficit de atención
• Alteraciones en el equilibrio
• Problemas en el tono muscular
• Trastornos cardíacos
• Malformaciones
• Parto prematuro
• Bajo peso al nacer
• Aborto
• Muerte fetal (después de las 20 semanas)
• Otros

NI UNA GOTA DE ALCOHOL

Si bien el consumo de alcohol está socialmente aceptado, es importante prescindir de esta sustancia durante el embarazo y la lactancia. Antes de beber, la mamá debe pensar en tres cosas:

1. Habita en mí

Es una maravillosa bendición llevar vida en su vientre y ser una especia de incubadora ideal para su hijo, brindándole el oxígeno y nutrientes que necesita, mientras habita su cuerpo.

2. ¿Le daría alcohol a mi bebé?

Ingerir bebidas alcohólicas implica pasárselas directamente al bebé. Por eso debe preguntarse si sería capaz de ofrecérselas a un recién nacido. Seguramente la respuesta la guiará para tomar la mejor decisión.

3. Las consecuencias pueden ser terribles

El descuido de tomar un par de tragos en una salida, puede llegar a traer como consecuencia el dolor de ver a su hijo con la salud afectada por el resto de su vida.

MAMÁ ALCOHÓLICA

Si la mamá tiene una adicción al alcohol y lo consume de forma crónica, es importante que converse con el obstetra con confianza y sinceridad y le cuente sobre su problema y preocupaciones. De esta manera, el médico podrá derivarla con otros especialistas o grupos de apoyo y buscar la forma de trabajar con un equipo interdisciplinario. El primer paso es reconocer que no puede sola y el segundo pedir ayuda.

Con el asesoramiento de Federico Zandanel. Jefe del Servicio de Obstetricia del IMAC – Instituto Médico de Alta Complejidad





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com