embarazo

Antidepresivos en el embarazo

El uso de medicación para tratar la depresión ha aumentado exponencialmente en los últimos años. Cuando el embarazo se presenta en estas circunstancias el obstetra debe evaluar el caso en particular y dar las indicaciones que correspondan. Algunas mujeres con depresión leve podrán dejar la medicación y otras con patologías más severas deberán reemplazarla por alguna que sea apta para la gestación.

La cantidad de mujeres medicadas con antidepresivos y ansiolíticos ha ido en aumento en las últimas décadas. Este incremento puede notarse en los consultorios de obstetras que cada vez reciben más embarazadas planteando su gran preocupación, ya que veían tomando medicación para tratar la depresión, la ansiedad o el insomnio, pero tienen claro que durante la gestación no se puede ingerir cualquier tipo de medicamento.

Nunca se debe suspender la medicación de manera abrupta. Es importante hacer la consulta con el obstetra y con el psiquiatra para confirmar si es necesario suspender o cambiar la medicación por otra que se pueda consumir en la gestación y que sea de bajo riesgo para el bebé. La interrupción inmediata del tratamiento en una embarazada con depresión crónica le producirá Síndrome de abstinencia.

La gestante tampoco puede tomar pastillas para dormir. Si tiene alteraciones en el sueño, se le recomendará abandonar los malos hábitos y tener un estilo de vida más saludable, lo que incluye alimentarse sanamente, dormir bien y realizar actividad física apta para el periodo del embarazo.

El trabajo multidisciplinar e integrado de los médicos es importante y necesario, especialmente en estos casos. El obstetra debe trabajar a la par del psicólogo y psiquiatra. Cabe destacar, que el diálogo entre los profesionales es crucial en el diagnóstico y tratamiento de la paciente.

“Sufro de depresión y me quiero embarazar”

Cuando una mujer que tiene severos problemas de depresión piensa en la posibilidad de ser madre, es importante que trate su trastorno, reduzca las dosis de medicación y logre tener un panorama más seguro y estable, antes de buscar el embarazo.

La contención y el apoyo emocional de la pareja, la familia y los amigos, es fundamental durante los 9 meses de gestación y después del nacimiento del bebé, y más aún cuando se trata de una futura mamá que sufre de esta enfermedad.

¿Cómo pueden afectar los antidepresivos al bebé?

El consumo de antidepresivos en el primer trimestre de gestación puede afectar la salud del bebé en gran medida, ya que todos sus órganos se están formando. Las chances de producir alteraciones o malformaciones fetales son muy altas.

El bebé de una mamá depresiva tiene tendencia a convulsionar al nacer, es más irritable, llora más de lo normal, debido a que estuvo mucho tiempo sometido a la medicación, entonces al nacer también sufre del Síndrome de abstinencia.

¿Sabías que?
*Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de personas que sufre depresión “aumentó notablemente en las últimas dos décadas”, afectando en la actualidad a más de 300 millones de hombres y mujeres en el mundo.

*De acuerdo a los datos arrojados por el Centro de Investigación en Neurociencia y Neuropsicología de la Universidad de Palermo, la depresión afecta más frecuentemente a las mujeres y se manifiesta generalmente entre los 25 y los 35 años.

Con el asesoramiento del Dr. Federico Zandanel. Ginecólogo y Obstetra.





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com