bebés & niños

Bebés prematuros

Una de las causas más frecuentes de partos precoces es la hipertensión materna. Reducir la prematurez es un desafío del mundo ya que el costo de atención de estos niños es 10 veces mayor al de los nacidos a término.

Si un bebé llega a este mundo antes de las 37 semanas de gestación se lo considera prematuro. Aquellos nacidos entre la semana 38 y la 42 son llamados niños a término. Existen múltiples factores que pueden desencadenar un parto prematuro como enfermedades previas de la madre, fuerte estrés emocional o  infecciones urinarias no detectadas.

Las causas pueden ser socio-ambientales como es el caso de las madres que no se encuentran en edad fértil o que presentan traumatismos. Se ha notado un incremento de partos prematuros por el aumento de la práctica de cesáreas que no tienen una indicación precisa. A veces se hace un mal cálculo de la edad gestacional y el bebé nace antes de lo deseado. Los partos múltiples, también provocaron el aumento de nacimientos precoces.

En Salta una de las causas más comunes de parto prematuro es la hipertensión materna.  Cuando la madre sufre un cuadro clínico llamado preclampsia, ante esta situación  se indica necesariamente interrumpir el embarazo antes de que llegue a término.

Un bebé que nace con 28 semanas de edad gestacional, llega con los pulmones insuficientemente formados, funcionalmente no responde bien, tiene mucha pérdida de calor, es muy frágil y puede tener diferentes complicaciones. Pueden ser más proclives a las infecciones, tener bajo coeficiente intelectual, dificultad para socializar y problemas de conducta. También pueden aparecer secuelas pulmonares o neurológicas, hipoacusia o problemas de visión.

Dependiendo de los cuidados de la madre, la atención del parto y el lugar donde se atiende el recién nacido prematuro y otros factores, la sobrevida de estos niños es variable. Los niños que prematuros que nacen con un peso inferior a 1000 grs. tienen mayores probabilidades de morir o presentar secuelas permanentes.

Atender a un niño prematuro es diez veces más costoso que atender a un niño nacido a término. En Estados Unidos se invierten 100 millones de dólares por niño prematuro en distintos tratamientos médicos. Reducir la prematurez es un desafío del mundo, que no ha podido lograrse porque las causas son de las más diversas.

Una mamá que quiere cuidar a su hijo desde la panza debe evitar fumar y consumir drogas y alcohol. Además, aquellas mujeres con niños nacidos prematuramente no debieran embarazarse en el próximo año, porque su estado podría generar otro parto precoz.

 ---------------------------------------------------------------

Con el asesoramiento del Dr. Mario Del Barco. Jefe de Neonatología del Hospital Público Materno Infantil. 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com