embarazo

El nombre del bebé. Derecho a la identidad.

Es primordial que puedas comprender la importancia que tiene la elección de un nombre, a la hora de escoger el apropiado para tu bebé. Lo ideal es tener en cuenta que ese nombre lo acompañará toda la vida, ya que es inalterable y le permitirá forjarse una identidad, accediendo a derechos fundamentales.

Cuando nos toca la hermosa pero difícil tarea de elegir un nombre para el bebé, muchas veces no tomamos conciencia de la importancia que tiene este sencillo acto. El nombre es un atributo de la personalidad que lo acompañará toda su vida, pero además es un derecho inalienable que no puede ser cedido o transferido y al que no se puede renunciar. Sólo podrá ser cambiado en circunstancias excepcionales.

En Argentina sólo se permiten tres nombres. Además, si al momento del nacimiento se decidió poner sólo el apellido paterno, pero posteriormente los padres quieren pedir la adhesión al apellido materno, podrán hacerlo siempre que el menor no haya cumplido los 18 años. Si se trata de una persona mayor de 18 años, no necesita la concurrencia de sus padres y puede efectuar este pedido presentándose en el Registro Civil. Lo que no se puede hacer es suprimir un apellido, para ello habrá que recurrir a la vía judicial.

El artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño indica que “el niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos”. Por su parte, el artículo 8 manifiesta que “los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares.

La identidad de la persona nace a partir de la inscripción en el Registro Civil, que debe realizarse en un plazo de 40 días corridos desde el día de su nacimiento. El trámite es totalmente gratuito y al registrarlo los padres deben saber que lo están protegiendo. Por otra parte, están aportando valiosa información para que el Estado diseñe estrategias y políticas para la infancia.

A partir de enero de 2012 se produjo una modificación sustancial en nuestro país relacionada al primer documento de identidad. Ahora el DNI de 0 años cuenta con la foto y huella dactilar del bebé, y sus datos biográficos y biométricos resultan de gran valor  en caso de que se produzcan delitos de gravedad como robo o sustitución ya que el niño se encuentra perfectamente identificado.

Aproximadamente el 10% de los bebés recién nacidos no son anotados en el Registro Civil. Esta irregularidad puede deberse al desconocimiento de los padres o a que viven en zonas alejadas o rurales, pero también se dan muchísimos casos de progenitores que residiendo en la ciudad, incluso a muy pocas cuadras del Registro, demoran años en registrar a sus hijos. Cabe destacar que este pequeño trámite es una llave de acceso a derechos fundamentales como la salud, la educación, la vivienda y otros.

 

Socialmente “invisibles”

Los menores indocumentados son invisibles a los ojos de la sociedad debido a que no cuentan con una constancia legal de su nacimiento. Viven en una situación de exclusión permanente y no pueden gozar de sus derechos como el resto de los niños. Crecer en la marginalidad sólo los expondrá a circunstancias desfavorables y de riesgo (trata, prostitución, trabajo infantil, etc.).

 

 Con el asesoramiento de Mónica Antacle, ex directora del Registro Civil. 

 

 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com