embarazo

Trombofilia en el embarazo

Las alteraciones, hereditarias o adquiridas, en el sistema de coagulación, reciben el nombre de trombofilias. El impacto más grave de estos desordenes, en una mujer de edad fértil se produce durante el embarazo.

Los especialistas pueden sospechar que una paciente padece algún tipo de trombofilias cuando existen antecedentes familiares, abortos espontáneos recurrentes, preeclampsia en un embarazo anterior por causas desconocidas, o bien restricción del crecimiento en el bebé de forma súbita. Puede suceder que la gestación se desarrolle normalmente, pero debido al envejecimiento de la placenta, el bebé no pueda nutrirse correctamente y nazca con bajo peso y de forma prematura.

Cuando la sangre se ve afectada por estas anomalías, el organismo tiende a producir de manera deficiente algunas proteínas. En el 80% de los casos se trata de una enfermedad congénita y el 20% la adquiere, por lo general, al estar asociada a otras afecciones, que comprometen el sistema inmune.

Si una paciente pierde tres o más embarazos en el periodo de un año, o bien pierde tres consecutivos, comienza la sospecha diagnóstica de tener trombofilia. Los especialistas recomendarán entonces realizar una prueba de sangre, después de tres meses sin gestación, que luego deberá repetirse.

Los embarazos de mujeres portadoras de trombofilia son considerados de alto riesgo. Las posibilidades de tener un tromboembolismo pulmonar o accidentes vasculares aumentan un 40%. De todos modos, las complicaciones gestacionales pueden ser tratadas y hoy el 75% de los casos evoluciona favorablemente.

En el tratamiento participan el obstetra y el hematólogo. Suministran a la paciente aspirinas y en casos más severos, recurren a la heparina de bajo peso molecular, desde el inicio hasta el término del embarazo.

La heparina es una sustancia anticoagulante, que en algunos casos debe ser inyectada a diario en el vientre, las piernas o los brazos, generando contusiones. Puede provocar dolor y a pesar de su empleo pueden presentarse complicaciones. En todo el mundo continúan llevando adelante diversas investigaciones, para tratar este y otros problemas vinculados a la pérdida del embarazo.

Sabías qué?
Un 5% de la población de embarazadas puede tener trombofilia.

Con el asesoramiento de Florencia Herrera. Médica Ginecóloga – Obstetra





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com