padres

Dormir con los chicos ¿Si o no?

Existen diferentes opiniones sobre si es bueno o malo dejar a los chicos dormir en la cama de los padres. Por un lado, están los que apoyan la teoría del apego y aseguran que se debe responder a las demandas afectivas del niño, permitiendo que duerma con mamá y papá el tiempo que sea necesario. Pero, por otra parte, están los especialistas que desaconsejan esta costumbre y consideran que cada niño necesita su propio espacio. Entrevistamos a la Licenciada en Psicología Daniela Furst para conocer su punto de vista.

¿Un bebé puede dormir con los padres en sus primeros meses de vida?

Un recién nacido suele despertar varias veces por las noches para manifestar sus necesidades y pedir atención y cuidados a sus padres. Por eso tener la cuna, catre o moisés al lado de la cama, puede resultar muy cómodo, tanto para los padres como para el bebé, pero solamente en los primeros meses de vida.
Un niño pequeño no debiera compartir con los padres la misma cama, teniendo en cuenta que esto aumenta el riesgo de muerte súbita o asfixia, puede generar dificultades en su independencia e interferir en la relación de pareja.

¿Cuál es el momento indicado para que duerma en su dormitorio?

Entre los 3 y los 6 meses de vida, es el periodo ideal para mudarlo de cuarto, ya sea solo o con los hermanos. Del mismo modo en el que el niño irá separándose gradualmente, la pareja comenzará a recuperar su intimidad. Más tiempo pase, más nos costará que el cambio se lleve a cabo.
¿Podemos ayudarlo en este proceso?
Para ayudarlo en este proceso se recomienda recurrir al “objeto transicional”, que podría ser un peluche, un pañuelo, una sábana o bien algo suave que el bebé pueda agarrar y oler. Los que más le gustan, por lo general, son los que tienen el olorcito de mamá. Los niños adoptan este objeto, para depositar cierta seguridad, porque les evoca el contacto con la madre. El elemento elegido tendrá por función aliviar al niño y ayudar al desapego con los padres.

¿Qué hacemos si el bebé llora porque quiere volver al cuarto de los padres?

Una vez que el niño tiene la cuna en su cuarto, no es una buena opción llevarlos a la cama de papá y mamá. Habrá que mantenerse firmes y poner el cuerpo a la situación, haciéndoles compañía en su dormitorio hasta que se duerman. A algunos pequeños les cuesta más que a otros este proceso, pero con amor y constancia todo se logra. La clave está en no ceder y tener paciencia.

¿Esta separación no interfiere en el vínculo entre el bebé y sus padres?

Mucho se habla sobre el apego, pero apego no es dormir con el bebé, sino estar cuando él lo necesita, prestarle atención y buscar que el vínculo se fortalezca en base a la confianza y la comunicación. Es cierto que los chicos sufren esta separación, pero es sano para ellos. Hay cuestiones ligadas con la sexualidad infantil y con el Edipo que seguramente se resolverán mejor si el niño tiene su propio espacio. Es tarea de los padres favorecer el contacto y la conexión con su hijo, pero cuando hace falta también hay que favorecer el corte, porque esto le permitirá crecer como un niño independiente y seguro.

¿Podemos hacer una excepción cuando el niño está enfermo?

Sí, claro. Hay situaciones especiales que nos llevan a hacerles un lugarcito en la cama de los papis. Por ejemplo si el niño está enfermo o si eventualmente ellos lo invitan a dormir una siestita juntos.

¿Puede pasar que los padres pongan más resistencia que el niño?

Así es, esto produce angustia, sobre todo en las madres, porque sienten miedo de que duerman solitos, o porque no quieren privarse de la experiencia satisfactoria de dormir abrazadas a su pequeño, pero lo que deben pensar es que existen muchas connotaciones positivas aparejadas al hecho de que el niño duerma en su lugar, como por ejemplo que se encuentre menos irritable durante el día debido a que ha podido descansar mejor.

¿A qué edad se considera patológico que un niño duerma con papá o mamá?

Si los chicos de 12 años o más, duermen con los padres, puede ser algo patológico, ya que estos niños están entrando en la adolescencia y sus caracteres sexuales secundarios están despertando. En las familias con muchos hijos, donde no hay varios cuartos, es necesario marcar una distancia, y procurar que cada uno tenga su propio espacio.

Sabías qué?
Unicef recomienda el colecho seguro hasta los 6 meses de vida del bebé porque favorece la lactancia materna exclusiva y lo protege de la muerte súbita y de posibles futuras enfermedades.

Con el asesoramiento de Daniela Furst. Licenciada en Psicología





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com