padres

¿Existe la mamá perfecta?

La mamá perfecta no existe, pero sí existe la “buena mamá”, y es aquella que brinda a sus hijos amor, seguridad y cuidado. Ella se permite cometer errores y disculparse cuando hace falta, lo cual es sano para el niño porque le permite reconocer que su madre puede equivocarse y reparar su falla, sin perder la autoridad.

Todas las mamás tratamos de ser cada día mejores mamás, pero por mucho que se intente,  la perfección no se alcanza, por eso en lugar de ser una madre intachable, debemos poner toda nuestra energía en ser una buena mamá. No hay escuelas para padres, por lo que vamos creciendo junto a los hijos y aprendiendo en base a nuestros errores y dificultades.

10 CARACTERISTICAS DE UNA “BUENA MADRE”

AMOROSA

Los chicos necesitan una mamá cariñosa, dulce y demostrativa, que les muestre su afecto tanto en casa como en público. Para ellos son muy importantes los abrazos, las caricias y los besos, ya que los ayudan a forjar su personalidad. No debemos olvidarnos que este amor primario es la base del amor que el pequeño experimentará en su edad adulta.

 PACIENTE

La paciencia es una de las cualidades que toda mamá debe desarrollar. Aprender a lidiar con la ansiedad y ejercitar el autocontrol para no perder los estribos no es nada fácil, pero poco a poco las mamás lo van consiguiendo. Dejar la culpa y la sobre -exigencia de lado ayuda a templar el carácter y vivir con mayor armonía.

JUSTA

Equitativa  e imparcial. Trata a todos de la misma manera, evita las comparaciones y las diferencias con los otros hijos o con los pares del niño. Entiende que las comparaciones lejos de ayudarlo, generaran estigmatizaciones dañinas.

POSITIVA

Predica con el ejemplo, es un buen modelo a seguir. Siempre tiene una sonrisa para regalar, aun en situaciones adversas. Encuentra en cada problema una oportunidad o un desafío. Sabe dar un consejo y brindar soluciones a los problemas de los chicos sin minimizarlos.

SENSIBLE

Se muestran vulnerables, no se esconden para llorar, reír o emocionarse. Piden disculpas a los hijos cuando es correcto, sin temor a perder la autoridad.

COMUNICATIVA

Conversan con sus hijos, les cuentan historias o anécdotas y comparten sus experiencias pero sobre todo saben escuchar. Los chicos tienen momentos únicos en los que intentan comunicarse y poner en palabras lo que están sintiendo. Al ignorarlos  o pedirles que se retiren y vuelvan luego, estamos desaprovechando seguramente la posibilidad de entender muchas de sus reacciones o comportamientos. ¡Los niños de hoy necesitan ser más escuchados!

SEGURA

Una mamá que transmite seguridad a sus hijos, es una mamá segura, que toma decisiones y resuelve con determinación.  No titubea a la hora de poner un límite, no se desdice, ni permite que la cuestionen.

ATENTA

El tiempo de calidad compartido con los niños vale mucho más que el tiempo en cantidad cuando no se les presta real atención. El niño precisa sentir que su madre está presente y al pendiente de sus necesidades.

PROTECTORA

Ni sobreprotectora, ni abandónica. Muchas veces la protección desmedida, que parecería un excesivo amor termina siendo un acorralamiento que obstaculiza su crecimiento, despegue y desarrollo de sus propias individualidades. Entonces, una buena mamá lo protegerá del peligro, pero al mismo tiempo le brindará herramientas para que pueda aprender a resolver conflictos y cuidar de sí mismo.

RESPETUOSA

Si no respetamos a nuestros hijos no podemos pedir que ellos nos respeten. El respeto que debe reinar en el hogar involucra a todos los integrantes del hogar. Es importante que exista un buen trato y evitar todo tipo de agresión verbal o física. El respeto de los hijos se gana y no se impone infundiendo temor.

 

Con el asesoramiento de Susana Arzelán Allué.  Psicóloga.





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com