padres

Un manual para papá

Nadie dijo que fuera fácil cuidar a un bebé, pero tampoco nadie te contó de la parte difícil. Al principio esta experiencia es tan maravillosa como caótica, pero a medida que tu hijo crece, vos también vas aprendiendo y creciendo como papá.

¿Quién no ha deseado que el bebé llegue con un manual de instrucciones o un DVD interactivo debajo del brazo? 
Sería de gran utilidad para saber cómo actuar ante cualquier eventualidad y reaccionar de forma correcta cuando sucede algo inesperado. Pero, lo cierto es que si sos primerizo irás aprendiendo a ser papá sobre la marcha, pidiendo consejos a los abuelos o amigos que ya son padres, solicitando recomendaciones al pediatra y devorando cuanto libro o revista sobre crianza se presente ante tus ojos. Hoy también hay mucha información en Internet, pero hay que revisar las fuentes, para asegurarnos de que sea verdaderamente confiable. Incluso existen aplicaciones para teléfonos celulares que permiten a los padres hacer un seguimiento pormenorizado del embarazo y los primeros meses del bebé. Todos estos recursos son bienvenidos por los papás modernos, mucho más involucrados en el cuidado de los hijos y más conscientes del apoyo que necesitan sus mujeres durante la gestación, el parto y el puerperio.

Hoy el papá tiene una participación muy activa a la hora de dar de comer al bebé, bañarlo, cambiarlo o hacerlo dormir. Hasta podemos verlo en la calle, paseando con su mochilita portabebé, cuando esto era impensado para las generaciones anteriores de padres. Los nuevos papás se preocupan genuinamente por las emociones del niño y por brindarles todo el amor y contención que necesite. Tres o cuatro décadas atrás, el padre se iba a trabajar y todo lo que tenía que ver con la crianza quedaba en manos de la madre.

No podemos decir que para el papá sea más difícil que para la mamá el proceso de aprendizaje que conlleva la tarea de cuidar a un hijo. La experiencia es igual para ambos y lo bueno es que cuando papá y mamá están juntos se complementan y obtienen buenos resultados cuando trabajan en equipo.

La idea de que los papás tienen un instinto que los ayuda a decodificar las necesidades del niño genera en muchos de ellos una fuerte confusión y una culpa gigante, dado que hay mucha presión detrás de algunos estereotipos que plantea la sociedad. Por ejemplo, se piensa que la mamá y el papá deben ser capaces de interpretar lo que su hijo está pidiendo cuando llora y esto no siempre puede reconocerse. También se establecen pautas sobre cómo debiera ser la conexión con los hijos, cuando cada papá irá construyendo su propio vínculo con ellos.

Es importante destacar que la llegada de los hijos muchas veces aflora cuestiones pendientes que tienen los padres. El papá anhela ser siempre el papá amoroso, dulce, cariñoso y contenedor, que adora estar con sus hijos, pero sin embargo le ocurre que determinadas respuestas emocionales del niño, activan su propia experiencia y los traumas de la infancia, con lo cual se ve inundando de emociones negativas que no le permiten ser el papá que quisiera ser todo el tiempo. Por eso es tan importante, tener la suficiente madurez y compromiso emocional a la hora de tomar una decisión tan trascendental como la de traer un nuevo ser a este mundo.

Sabías que?
En Estados Unidos y Reino Unido crece el boom de apps para padres y niños. Se crearon aplicaciones para teléfonos celulares que ayudan a papá a dormir al bebé gracias a sonidos y música relajante, también hay apps para decodificar la causa del llanto y para monitorear desde el smartphone lo que hace el bebé en su cuna, mientras estamos en otra habitación.

Con el asesoramiento de Carina Salas. Licenciada en Psicología






2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com