de portada

Apto físico ¡todo lo que tenés que saber!

Inicia un nuevo año y comenzamos o retomamos actividades que requieren de un examen completo de nuestra salud y la de nuestros hijos. En poco tiempo estaremos preparando a los chicos para volver a la escuela y lo mejor siempre es hacer las cosas con tiempo para que no se nos acumulen los pendientes. En esta nota, gracias al asesoramiento de la Dra. Fabiola Díaz, médica especialista en Cardiología Infantil, te contamos todo lo que necesitás saber sobre el “apto físico”.

¿Qué es un “apto físico”?
Se conoce como “apto físico” al certificado médico que acredita la aptitud física de una persona previa al inicio de alguna actividad. Es un documento legal que busca la práctica deportiva ya sea recreativa o competitiva de forma segura. Se realiza con el fin de detectar o identificar a aquellos pacientes potencialmente sanos que pudieran tener una enfermedad cardiovascular o que tienen riesgo aumentado de desarrollarla.

Desde el punto de vista cardiovascular se busca evitar o disminuir la incidencia de muerte súbita, que si bien se conoce tiene una muy baja incidencia de 0.5-2 por cada 100.000 participantes/año;  también tiene un alto impacto familiar y social.

¿Qué puede diagnosticar?
Considerando que el “apto físico” a veces es la puerta de entrada de pacientes potencialmente sanos a un control médico inicial y que el primer contacto debiera ser con el pediatra se pueden detectar numerosas patologías que ante la falta de control se encontraban ocultas.

Es generalmente el pediatra quien deriva al cardiólogo infantil y este realizará los exámenes pertinentes de acuerdo al caso. Para ello hay varios puntos importantes a considerar:

•Antecedentes personales: dolor de pecho, disnea, sincope (todos ellos presentes con el esfuerzo).
•Antecedentes familiares: historia familiar de “muerte súbita” inexplicada en familiares menores de 50 años o antecedentes de alguna cardiopatía (miocardiopatía hipertrófica, arritmias, Síndrome de Marfan).
Vinculados al examen físico: (soplo, HTA, estigmas del Síndrome de Marfan). Ante la presencia de cualquiera de estos puntos positivos el pediatra deberá derivar para el control cardiológico pertinente.

¿Por qué es importante acudir a profesionales especializados?
La evaluación cardiovascular pre-deportiva en manos de un especialista permite definir la aptitud y el riesgo para realizar deporte de manera segura tanto a nivel recreativo como competitivo.

 ¿Cuáles son las instituciones donde lo solicitan?
Las instituciones que solicitan el “apto físico” son las escuelas y establecimientos  deportivos. En Argentina no hay un consenso al respecto sobre el screening en poblaciones de atletas. Sin embargo, las grandes instituciones deportivas han implementado el Electrocardiograma como estudio de rutina y en algunos casos estudios complementarios como el Ecocardiograma y la Ergometría.

¿Qué debe hacer una mamá si no le piden el “apto físico” de su hijo en la institución a la que asiste?
En general el “apto físico” al menos como control general con el pediatra debiera ser necesario previo al inicio de alguna actividad física considerando que muchas veces los controles preventivos en pacientes (adolescentes fundamentalmente) son cada vez más aislados de modo que esta debiera ser la oportunidad para retomar la relación médico - paciente para la educación y consejo sobre hábitos saludables.

¿Qué pasa cuando los estudios detectan algún problema?
A nivel mundial las dos escuelas (Sociedad Americana de Cardiología y Sociedad Española de Cardiología) coinciden en que tanto la anamnesis como el examen físico no debiera faltar en el inicio de la consulta pre-deportiva. Considerando los puntos mencionados anteriormente y ante un punto positivo de estos derivar al especialista para su control pertinente. El seguimiento de este paciente va a depender de la patología detectada.

¿En el caso de deportistas de alto rendimiento es diferente el examen que se hace?
El deportista de alto rendimiento debiera al menos tener un control cardiológico anual con Electrocardiograma y considerar espesores y diámetros de las cavidades cardíacas además de una prueba de esfuerzo. Los controles posteriores dependerán de las características y riesgos del paciente. Hay que considerar que la práctica deportiva competitiva se habilita recién a partir de los 12 años ya que antes toda práctica deportiva debe considerarse sólo recreativa.

¿Hay un tiempo recomendable para hacerse los estudios antes de comenzar la actividad física?
No hay un tiempo determinado en el que se debería hacer, pero se recomienda efectuarlo con el tiempo necesario para no caer en el apuro de una firma. Hay que ser responsables al visitar al médico en la búsqueda de un “apto físico” porque de otro modo no cumplimos con el objetivo primordial de este estudio que es prevenir la aparición de eventos cardiovasculares.



Con el asesoramiento de la Dra. Fabiola Díaz. médica especialista en Cardiología Infantil

http://saltabebe.com.ar/guia?g=DRA_FABIOLA_DIAZ







2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com