bebés & niños

Intolerancia a la lactosa

Muchos chicos no toleran la lactosa, que es el azúcar presente en la leche. Esto se debe a la deficiencia de una enzima que se encarga de degradar esta sustancia. Se manifiesta por lo general con cuadros de cólicos y diarreas.

Cada vez es más frecuente oír a las mamás hablar sobre los alimentos que caen mal  a sus hijos. Algunos bebés y niños no digieren adecuadamente la lactosa, que es el azúcar presente en la leche materna y en las leches de vaca, oveja y cabra, como así también en alimentos preparados.

 

Esto se debe a la deficiencia de una enzima (lactasa) que se encarga de degradar esta sustancia. En algunos casos, los niños nacen con la incapacidad de producir lactasa pero lo más común es que vaya desapareciendo con el tiempo. Después de los 4 años de vida los seres humanos vamos perdiendo la posibilidad de degradar el azúcar de la leche. A medida que crecemos nuestro organismo se va haciendo más intolerante a la lactosa. Los síntomas más comunes de esta afección son los cólicos y las diarreas.

 

Intolerancia en bebés lactantes

La leche materna contiene a veces una carga muy grande de azúcar y algunos bebés no pueden asimilarla. En los casos de intolerancia moderada o transitoria se intenta preservar la lactancia y se le pide a la mamá que disminuya la sobrecarga de azúcar que pueda estar consumiendo con la finalidad de que se reduzca la concentración de lactosa en la leche.

 

Los especialistas, también explican a los papás que los cólicos en los recién nacidos son habituales y se les enseña a hacer masajes en la pancita del bebé para que eliminen los gases.

 

En los casos de intolerancia grave puede resultar necesario suspender la lactancia. En estos casos los niños son alimentados con leches especiales, con bajos contenidos de lactosa o sin lactosa, o bien fórmulas hipoalergénicas.

 

En el Mercado hay varios productos alternativos, pero son muy costosos y no están al alcance de la mano de cualquier persona. Se trata de leches para bebés menores de seis meses sin lactosa y para mayores de seis meses con bajo contenido de lactosa.

 

Es muy importante diferenciar la Intolerancia a la Lactosa de la Alergia a la proteína de la leche de vaca  porque muchas veces se confunden. Esta última es un cuadro inmunológico que se produce cuando el organismo del bebé reconoce a esta sustancia como extraña y crea anticuerpos. Estos, actúan como soldados que tratan de destruir a esa proteína, afectando el intestino y otros órganos como la piel y los  pulmones. En el 95% de los casos esta alergia es transitoria. En Salta la incidencia de la misma aumentó del 2 al 10%.

 

 

Intolerancia a la Lactosa

  • No es hereditaria
  • La mamá del lactante deberá disminuir el aporte de azúcares a su dieta
  • Si el bebé se alimenta con leche maternizada se cambiará a una leche deslactozada o de bajo contenido de lactosa.

 

 

Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca

  • Es hereditaria
  • La mamá del lactante deberá eliminar los lácteos de su dieta.
  • El bebé no podrá consumir lácteos hasta el año de edad. Luego se irán incorporando gradualmente.

 



..........................................................................................................................................................................................


Con el asesoramiento de:

Dra. Gladis Villarroel

Pediatra y Gastroenteróloga. 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com