padres

La importancia de la Mamografía

El cáncer de mama es uno de los males que más afecta a las mujeres en el mundo y, aunque no es posible prevenir esta enfermedad, sí se puede detectarla tempranamente a través de la mamografía.

La mamografía es un tipo específico de estudio en el que, gracias al uso de rayos X de baja dosis, se toman imágenes de las mamas para ser examinadas por los especialistas.

Las mujeres suelen evitar este procedimiento porque es incómodo y molesto, incluso algunas aseguran que sienten dolor pero más allá de las molestias ocasionadas, la realización de este examen médico resulta esencial para identificar prematuramente cualquier anomalía.

¿Cómo se hace una mamografía?

La mujer tendrá que ponerse de pie frente a la máquina llamada mamógrafo. Luego, el médico o el técnico que la asista colocará cada pecho entre dos placas de plástico que posteriormente los comprimirán en sentido horizontal y en sentido oblicuo con dirección a la axila para lograr tomar dos placas claras y exactas de cada mama.  

Actualmente, se usa la mamografía digital en la que no se emplean líquidos para revelar, directamente se obtiene la imagen virtual que después se puede proyectar en una computadora.

Una mamografía por año

Los expertos aseguran que la mamografía detecta exitosamente entre un 85% y 90% de los casos de cáncer de mama en su faceta inicial, posibilitando de esta manera, un tratamiento exitoso. Con más razón, las mujeres en grupos de riesgo deben amigarse con el mamógrafo.

La mayoría de los especialistas recomienda que ellas comiencen a hacerse este estudio a partir de los 40 años, salvo que tengan antecedentes familiares de cáncer. En este último caso, lo ideal es que se lo realicen desde los 30 o 35 años en adelante y sí o sí una vez por año.

¡Consejos importantes antes de hacerse una mamografía!

  • Lo más aconsejable es que las mujeres no se hagan una mamografía cuando están menstruando o en los días previos a sus periodos porque es probable que la mama duela o se hinche.
  • Tampoco deben realizarse este examen médico cuando están alimentando a sus bebés  en plena lactancia porque la leche inunda los pechos de un color blanco total que impide la evaluación de los especialistas (en ese caso, se utiliza la ecografía directamente).
  • Deben evitar el uso de todo tipo de perfumes, desodorantes o talcos  en las axilas y en el pecho porque podrían crear una mancha que luego se vería en la mamografía y traería confusiones.
  • La mamografía no brinda resultados efectivos cuando las mamas de las mujeres son medianas o chicas ya que no tienen el volumen apto para el estudio.
  • Tampoco funciona cuando tienen silicona debido a que las prótesis esconden gran parte de la glándula mamaria e impiden un estudio completo de la misma (en esta situación, se requiere de otro tipo de placas en las que se desplaza las prótesis para atrás)

 

Con el asesoramiento del Dr. José Antonio Saravia Toledo. Médico Mastólogo.





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com