padres

Laura Gutman nos habla de la fusión emocional mamá-bebé

La escritora y terapeuta familiar Laura Gutman nos habla a cerca de la maternidad y el encuentro con la propia sombra. Es autora de varios libros que exploran el mundo de las madres y los hijos como “La revolución de las madres”, y “Puerperios y otras exploraciones del alma femenina”. Muchas veces polémica y controvertida en sus conceptos, esta mujer se ha convertido en una gran referente para las madres de este y otros países que disfrutan de la lectura.

Su interés por temas relacionados con la maternidad comienza en los años 70 cuando se encontraba exiliada en Francia y tuvo a su primer hijo en condiciones muy difíciles. En medio de la pobreza y la soledad, Laura se encontró con un bebé en brazos, sin nadie alrededor que pudiera darle un consejo. Fue entonces cuando decidió que haría algo para que las madres nunca más se sintieran solas y aisladas.

¿Qué significa para una mujer ser madre con sus luces y sombras?

Las mujeres modernas y jóvenes, estamos en una gran disyuntiva porque aquellas que hemos conquistado las calles, que estudiamos, trabajamos y somos autónomas porque ganamos nuestro dinero,  encontramos un lugar de indentidad solamente en el trabajo, el deporte, la actividad política o educativa , entre otros.

 La maternidad ha perdido valor, entonces cuando nos sucede que nos encontramos con un bebé en casa, en general aisladas, porque el bebé sucede puertas adentro y la vida parece que sucediera puertas afuera, nos encontramos con una gran contradicción y es que somos o existimos en la medida en la que tenemos un lugar social donde existir y dejamos de existir si estamos en casa. Este es uno de los motivos por los cuales  cada vez más abandonamos a los bebés,  abandonamos inclusive nuestro propio deseo de permanecer al lado de él, porque es un lugar que carece de todo valor social.

 Hoy en día si cualquiera nos pregunta ¿qué sos? Y decimos soy bailarina, soy política, soy abogada, soy maestra, soy periodista. Una madre con cuatro hijos dice “no soy nada”.

¿Cómo se desarrolla el vínculo entre la madre y su bebé en los primeros años de vida?
La fusión emocional es el  fenómeno por el cual madre y bebé comparten el mismo territorio emocional. Es decir que la  madre vive como propias las experiencias del bebé y el bebé vive como propias todas las experiencias pasadas, presentes y futuras de la madre.

En los terrenos emocionales no hay fronteras de espacio ni de tiempo y eso que a muchas madres de bebés recientes les resulta enloquecedor es simplemente porque tratamos de pasar a una lógica racional, y no buscamos comprender desde una lógica más sutil. Sería más fácil si nos ponemos la mano en el corazón en lugar de pretender explicaciones lógicas.

¿Una madre que se dedica exclusivamente al cuidado de los hijos es excluida por la sociedad?
La sociedad entera deja, aísla, ignora a una madre que está organizando su vida, durante determinado tiempo, para permanecer solamente al cuidado del bebé. Lo ideal es no apartarse, juntarse con otras madres con niños pequeños, ir a todos los lugares donde podamos ingresar con niños pequeños. A veces es complicado entrar a un restaurante con bebés, pero también es cuestión de que cada vez más mujeres lo hagan.

¿Qué le pasa a una mujer durante el puerperio?
Cuando hablamos de “puerperio” pensamos en algo feo y lo relacionamos con la depresión post parto. Sin embargo es un tiempo mágico, de una conexión emocional extraordinaria, de la que no solamente se beneficia la mamá sino también todos sus allegados. El marido de una mujer puérpera tiene la posibilidad junto a su mujer de entrar en un registro de sensibilidad, intuición y percepción realmente extraorindario,  que pocas veces en la vida podrá tener

¿Cuánto dura el puerperio?
El periodo puerperal dura entre dos y tres años como mínimo. Es importante saber que mientras la madre permanezca en fusión emocional con el niño, todos sus canales energéticos están abiertos, tiene un alto nivel de sensibilidad y apertura emocional.  Es un momento para enriquecerse no para temer. Debido a su estado espiritual una mujer puérpera tiene que ser cuidada como un diamante.

¿Cuánto tiempo conviene esperar para tener otro hijo?
Una madre que ha amamantado largamente y que ha permanecido en un contacto físico- emocional muy fluido con el niño,  podría no embarazarse antes de los dos años de tener un hijo. Sucede que no va a tener la misma disponibilidad, ni la misma entrega, física, emocional o sexual para el varón.

La naturaleza es sabia, por eso mientras el niño esté amamantado es difícil que una mujer se vuelva a embarazar. El gran problema que tenemos es que amamantamos menos tiempo a los niños, por lo tanto si están poco amamantados, los dejamos más tiempo, nos separamos más prematuramente,  reanudamos las relaciones sexuales demasiado prematuramente, y los embarazos aparecen de la misma manera.

¿Los bebés comprenden lo que les decimos?
El ser humano tiene la misma capacidad de comprensión desde el día de su concepción hasta el día de su muerte. Que los bebés no tengan la capacidad de formular en lenguaje verbal lo que sienten, no significa que no tengan la capacidad de comprender. Los adultos disponemos del lenguaje verbal, y podemos ponerlo al servicio de nuestros niños.

¿Cuáles son las funciones del padre y cuál es la importancia del rol paterno?
Para hablar del rol paterno, también tendríamos que hablar del rol materno, y en realidad ninguno de nosotros está en su rol. Ni siquiera la familia cumple con su rol, porque hoy papá y mamá están demasiado solos para criar a los niños. En realidad, todo depende de la madurez emocional con la cual los adultos llegamos a la maternidad y a la paternidad.

Si somos más maduros, si tuvimos mejores historias personales en nuestro pasado, si fuimos suficientemente amparados y tenidos en cuenta,  mirados, cobijados y sostenidos o si indagamos en nosotros mismos, si hicimos un trabajo de reconocimiento de nuestros lugares, quizás estemos en condiciones de prodigar mejores cuidados a los hijos, en lugar de estar pendientes de nuestras propias necesidades no satisfechas  en el pasado.

¿Cómo poner límites a berrinches y caprichos?
Un niño pide lo que necesita, nadie pide lo que no necesita. Es posible, que  tanto niños como adultos pidamos desplazadamente cuando lo que estuvimos pidiendo no fue escuchado. Si un niño pide de una manera que no nos gusta, por ejemplo a través de un berrinche, es porque antes pidió algo que necesitaba y que nosotros no supimos comprender. Entonces antes de enojarnos o de decidir si tiene razón o no, tratemos de ver que es lo que el niño estaba solicitando.

¿Se puede conjugar mujer, madre y trabajo?
La realidad de un bebé siempre es peor de lo que hemos imaginado cuando somos primerizas. El trabajo no es el gran problema. El gran problema es la discapacidad que tenemos casi todos los adultos para entregarnos según las necesidades del niño pequeño. Muchas veces el contacto duele. La cercanía y el contacto emocional que pide el bebé es de una dimensión que no podemos ofrecer. Por eso, muchas veces el trabajo se convierte en nuestro principal refugio. Muchas madres preferimos ir a trabajar que quedarnos en casa con el bebé, y esto no es una acusación. Pero el bebé merece que  esas madres tratemos de entender qué nos pasa y busquemos ayuda.

El problema no es salir a trabajar sino qué hago cuando llego a casa. De hecho la mayoría de las mamás nos volvemos a escapar, porque sentimos que la calidad y la intensidad en el vínculo que requiere el bebé son demasiado fuertes para lo que realmente podemos tolerar. 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com