bebés & niños

No quiere dejar el chupete

Tu bebé ha crecido y venís hace tiempo esperando que abandone el chupete por su propia voluntad como muchos otros niños lo hacen. Sin embargo, no parece tener ni la más mínima intención de deshacerse de este elemento lo que acompañó y lo tranquilizó en la primera etapa de su vida. ¿Cómo podés ayudarlo? Aquí te lo contamos.

A pesar de los diversos intentos y estrategias utilizadas para persuadirlo de que ha llegado la hora de dejar el chupete, tu niño se resiste firmemente y no duda en hacer el más enérgico berrinche para que le devuelvan su objeto tan preciado.

En inglés chupete se dice pacifier que significa “pacificador” y esto tiene que ver con que cumple la función de tranquilizar al bebé en los primeros meses y años de vida. Para las mamás también es un gran aliado porque gracias a este pequeño elemento, los chicos se calman, dejan de llorar y hasta se duermen. También se ha comprobado que protege al pequeño de la muerte súbita del lactante. Se recomienda comenzar a utilizarlo al mes de vida, recién cuando la lactancia ya está instalada, de lo contrario puede resultar un impedimento para una lactancia materna exitosa.

Han pasado muchos meses y para el niño usar chupete se ha convertido en un hábito diario, por lo cual le resulta muy difícil comprender que sea tiempo de abandonarlo. Lo mejor será, entonces, que papá y mamá hablen mucho con él y le expliquen que lo que un día fue útil y beneficioso para él, hoy ya no lo es. Con dos años de edad, ya estará listo para escuchar a sus padres, interpretar lo que le dicen y discernir.

Pero esto obviamente no termina aquí. Para algunos nenes será más fácil entender y seguir las indicaciones de sus padres, pero para otros puede llegar a ser más complicado y hasta traumático. Estas son algunas de las recomendaciones que podés tener en cuenta para apoyarlo en este proceso:

1.    Enseñale a través del juego. Contale cuentos, miren juntos videos interactivos sobre esta temática. Mostrale como su muñeco/a preferido/a dejó el chupete.

2.      No lo apures. Este cambio debe ser paulatino y jamás bajo presión

3.      No te empecines. El niño nota cuando sus padres están obsesionados con la idea de que debe dejarlo y esto puede jugar en contra y retrasar aún más su decisión.

4.      Motivarlo y elogiarlo cuando da pequeños pasos hacia la meta.

Problemáticas asociadas al uso prolongado del chupete. 
El uso prolongado, más allá de los dos años de edad, está relacionado a problemas odontopediátricos y puede predisponer a enfermedades como la otitis o la obstrucción nasal. También puede provocar una deformación en la salida de los dientes definitivos, con lo cual el niño necesitará después ortodoncia para corregirlo. Los especialistas aseguran que si el niño es obligado a dejar el chupete, puede que comience a chuparse el dedo, lo que conlleva aún más complicaciones en la dentición.


Con el asesoramiento de Alberto Alemán. Médico Pediatra. 









2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com