embarazo

Síndrome de anidación

Hacia el final del embarazo, muchas mujeres sienten la necesidad impostergable de dejar todo limpio y ordenado en casa para la llegada del bebé. Este estado a veces un tanto obsesivo viene acompañado de un brote de energía repentino y en ocasiones de insomnio. La futura mamá está anidando.

Durante el tercer trimestre de gestación es muy común que en la mujer aparezcan unas ganas inusitadas de tener todo preparado y organizado para el nacimiento de su hijo. De pronto, experimenta un brote de vitalidad y energía, que la motivan a decorar el cuarto del bebé, mover muebles, hacer limpieza general a las 3 de la mañana y ordenar y clasificar la ropita por formas y colores.

Es tan irrefrenable esta necesidad que la futura mamá se desvela y se levanta de madrugada a terminar la mantita y los escarpines que está tejiendo para su bebé. El insomnio también es provocado porque en esta etapa el vientre está más pesado, el niño se mueve más y no la deja dormir, tiene que ir varias veces a orinar por las noches y se pone más ansiosa y temerosa a medida que se acerca el momento del parto, sobre todo si es primeriza.

El Síndrome de anidación se da de forma natural en la embarazada, porque anidar es una necesidad instintiva de la mujer y una manifestación del deseo inconsciente de prepararse para la llegada de su hijo. Además, poder tener todo bajo control y estar pendiente de los preparativos le ayuda a reducir ansiedades.

En algunas mujeres se produce un cambio tan repentino como drástico y sus parejas y familiares se quedan asombrados ante tanta devoción por el orden y la limpieza, cuando antes este no era un tema primordial. Son ellos los que muchas veces le ponen un freno a esta euforia inusual pensando en su seguridad y evitando que suban escaleras, que carguen cajas pesadas o que se pongan a ordenar armarios o altillos donde se guardan los objetos en desuso.

No todas las gestantes viven esta anidación con la misma intensidad. Esto va a depender de factores tales como la personalidad, lo que para ella signifique la maternidad, el desarrollo de su embarazo, los niveles de ansiedad y el ambiente familiar.

Conversarlo con el obstetra es una buena idea, ya que puede brindarle buenos consejos a la hora de hacer este tipo de actividades para evitar riesgos o inconvenientes

¡OXITOCINA!

El Síndrome de anidación es un proceso psicológico pero también tiene un componente hormonal. La responsable es la oxitocina, hormona que se dispara aproximadamente a las 37 semanas para preparar el organismo para el parto y potenciar el instinto maternal.

*Con el asesoramiento de Roxana Taloccino. Psicóloga.

 

 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com