embarazo mes a mes

Primer mes de embarazo

*La mamá

Si estás embarazada es porque se realizó el milagro de la concepción. El espermatozoide ha fecundado el óvulo para dar comienzo a una nueva vida.

Entre los primeros síntomas que aparecen podemos mencionar mucho sueño y fatiga, náuseas, mayor secreción salival, mucha sensibilidad en los pechos y dolores abdominales leves.

Para confirmar tus sospechas o el resultado de un test lo mejor es visitar a tu ginecólogo. Vas a necesitar la compañía y contención de un profesional que te oriente hasta que tengas a tu hijo en los brazos.

Es de vital importancia que cuides tu cuerpo para cuidar el de tu bebé. Durante el embarazo no puedes beber alcohol, fumar o tomar medicamentos sin prescripción médica.

En esta primera etapa podrían descomponerte olores y sabores que antes de agradaban. Es muy probable que te estés sintiendo más sensible e irritada que de costumbre.

*El bebé

Durante el primer mes de embarazo, tu bebé es muy pequeñito. Mide aproximadamente 1 cm. y pesa menos de dos gramos. Su corazón y cerebro comienzan a formarse.

Su cabeza es muy grande en relación a su cuerpo y ya puede observarse lo que en el futuro será la médula espinal. El paladar se ha desarrollado al final de este mes.

Segundo mes de embarazo

*La mamá

Aunque la gente no nota todavía tu estado, estás experimentando algunos cambios interiormente. Aumentan tu ritmo cardíaco, tu metabolismo y tu peso.

El aumento del peso será aproximadamente de un kilogramo debido al aumento del tamaño del útero y de la placenta, que estará en plena formación.Es común que tu apetito aumente debido a que tu cuerpo está dando vida y para hacerlo debe valerse de mucha energía extra. También continuará tu deseo de dormir a pesar de haber descansado.

Tu obstetra puede recetarte un complemento de calcio, hierro y flúor. Debes seguir tomando ácido fólico. Es importante que sigas las recomendaciones de tu médico al pie de la letra. No olvides que un aumento controlado y paulatino de peso te permitirá seguir realizando normalmente todas tus actividades.

Es necesario que empieces a tomar mucho líquido. Si bien puede resultarte incómodo porque te obliga a ir al baño con más frecuencia, es una molestia necesaria para el cuidado de tu cuerpo y el de tu hijo.

Eso va a permitirte producir toda la sangre necesaria para tu cuerpo y el de tu bebé. También es fundamental para la generación de líquido amniótico y la eliminación de toxinas.

*El bebé

A finales del segundo mes, podrás escuchar los latidos de su corazón. Comienzan a formarse brazos y piernas, los órganos mayores, oídos y músculos.

Ya está comenzando a desarrollar los bronquios en sus pulmones. En el final del segundo mes tu bebé ya está completamente formado y sólo necesita crecer y poner en funcionamiento cada uno de sus órganos.

Tercer mes de embarazo

*La mamá

A esta altura la gente comienza a notar los cambios en tu cuerpo. Es posible que aparezca la línea alba, una línea oscura que podrás ver en tu abdomen, desde tu ombligo hasta tu entrepierna. Te acompañará durante todo el embarazo y desaparecerá al año siguiente de dar a luz. Estás produciendo melanina en mayores cantidades. Esto puede traerte la aparición de algunas manchas oscuras en tu piel. Se irán luego del parto. Debido al cambio hormonal que está sufriendo tu cuerpo, es posible que a lo largo de este mes tus encías sangren. Tenés que cepillarte los dientes muy suavemente y ante cualquier duda consultar con tu odontólogo.

El útero ha aumentado de tamaño, lo que podría provocarte molestias en la zona pélvica. Es muy probable que los síntomas hayan disminuido en su intensidad o hasta hayan desaparecido. Esto te hará sentir con más energías y podrás comenzar a disfrutar mucho más de este maravilloso momento.

La ropa que antes usaban comienza a quedarte ajustada. Para estar más cómoda lo idea sería que elijas ropa amplia y práctica.

El insomnio es normal durante el embarazo. Antes de acostarte a dormir podrías tomar un baño caliente para relajarte.

*El bebé

Se mueve mucho dentro del útero pero debido a su tamaño aún no podés percibirlos.

Sus dedos se separaron y puede flexionarlos. Ya tiene uñas muy pequeñitas. Si bien todavía no pueden detectarse sus órganos genitales ya estarán bien desarrollados al completar este período.

Sus huesos comienzan a solidificarse pero aún se mantienen flexibles. El sistema nervioso de tu hijo comienza su desarrollo. Si realizás actividad física, las endorfinas de tu cuerpo pasarán a través de la placenta y eso le dará una gran sensación de bienestar. Ya hace pis porque sus riñones funcionan normalmente.

Cuarto mes de embarazo

*La mamá

Tu cuerpo va cambiando y empezás a sentir la ternura que genera en la gente ver a una embarazada luciendo su panza.

Si te sentís agitada puede ser porque está circulando mucha más sangre por tu cuerpo y a un ritmo mucho mayor, debido a que el útero está recibiendo un 500% más de sangre que antes de tu embarazo y tus riñones trabajan un 25% más.

Tu útero tuvo un aumento considerable y esto puede provocarte una presión en el abdomen. También tus venas pueden verse más marcadas que de costumbre porque el volumen sanguíneo va creciendo paulatinamente.

Comenzarás a sentir un burbujeo. Son los sutiles movimientos de tu bebé. El momento tan ansiado ha llegado.

Debido al gran tamaño y peso de tu panza puede estar afectando tu postura corporal. Eso puede traerte algunos dolores en la zona lumbar, se calmarán tanto con baños de inmersión, como también durmiendo sobre colchones suficientemente duros.

*El bebé

Ya puede llevar su pulgar a la boca. A partir de este mes el bebé comienza a crecer con mayor velocidad. Por medio de una ecografía podrías averiguar su sexo y ver todos sus órganos. Tiene cabello y pestañas.

Empieza a desarrollar el reflejo de succión. Al finalizar este mes inicia las primeras prácticas de digestión y sus movimientos respiratorios son completos. Puede parpadear y hacer morisquetas con la cara. Percibe los primeros sonidos.

Quinto mes de embarazo

*La mamá

El cuerpo de tu bebé comienza a ejercer cierta presión en tu vientre, lo que generará que tu ombligo vaya hacia fuera. Si esto sucede no es grave, es sólo un síntoma más de su crecimiento dentro de ti.

A esta altura quizás sientas que tus piernas están hinchadas. Para evitarlo tendrás que tomar mucho líquido, lo cual va a contribuir también a la renovación del líquido amniótico (que se renueva en tu cuerpo cada 3 o 4 horas).

Tu metabolismo está en aumento debido a una mayor circulación de sangre. Como consecuencia, eventualmente se produce un crecimiento notable de las uñas y el cabello.

Cada vez sientes más claramente los movimientos de tu bebé, sobre todo después de comer dulces. Es porque la glucosa provoca en él gran cantidad de estímulos.

Todavía su tamaño es pequeño y el útero grande. Eso hará que sus movimientos te provoquen otro tipo de sensaciones. Es posible que ya no encuentres una posición en la cama para dormir cómodamente.

*El bebé

El bebé comienza a oír. A partir de ahora podrás hablarle y cantarle. También escucha tu respiración y los latidos de tu corazón. Por eso cuando nazca será importante para él que lo acerques a tu pecho. Reconocerá esos sonidos y su paso del interior de tu cuerpo al mundo exterior le resultará menos traumático.

Ya puede agarrarse las manos y cerrar los puños. Su sistema nervioso está en pleno desarrollo. Aún su piel se ve traslúcida. Tiene sensibilidad a la luz. Si bien duerme la mayor parte del día cuando se despierta lo hace con más energía que semanas atrás. En esta etapa desarrolla en su cerebro las áreas destinadas a los sentidos del olfato, la visión, el tacto y la audición.

Tiene en pleno desarrollo su sistema límbico, que es aquel que controla sus emociones y sentimientos. Desde ahora sería muy bueno compartir con él la música que te gusta y hacérsela escuchar luego, cuando nazca.

Sexto mes de embarazo

*La mamá

La temperatura de tu cuerpo es más elevada de lo habitual y puedes comenzar a sentir que te acaloras con frecuencia.

Es muy probable que sientas que tu capacidad de concentración se redujo. Esto tiene que ver con la necesidad de descanso. Intentá encontrar momentos para reposar tu cuerpo y conciliar el sueño, ya que si no lográs dormir de corrido, podés hacerlo espaciadamente, en varios momentos del día.

Las dimensiones de tu cuerpo han cambiado lo suficiente para que a veces sientas que tus movimientos se han vuelto torpes. Lo único que debes hacer en estos casos es moverte a un nuevo ritmo, con mayor cuidado y proteger tu abdomen de golpes.

Si sentís picazón es debido a que tu piel está en constante estiramiento. Lo ideal es no rascar sino frotar con las yemas de los dedos para aliviar la sensación de comezón.

Si tus sueños son más frecuentes e intensos se debe a que los miedos y ansiedades que se viven en esta etapa se expresan a través de los sueños. No deben preocuparte, a todas las mujeres embarazadas les sucede y es completamente normal.

De a poco el bebé comienza a tener influencia sobre tu postura para descansar. Podés sentir algunos movimientos fuertes si es que te acostás en alguna posición que le resulte incómoda a él. Si esto llegara a suceder, probá con cambiar a otra posición, de lo contrario tu bebé se seguirá moviendo hasta lograr su objetivo.

*El bebé

Ya tiene los dedos de las manos y los pies bien formados. Durante este mes, tu bebé abre los ojos por primera vez. Puede empezar a tener hipo. Su sistema visual está en rápido desarrollo. Sus globos oculares se van completando al mismo tiempo que van marcándose los detalles de la forma de sus ojos. Ha desarrollado sus papilas gustativas.

Sus movimientos se hacen cada vez más evidentes. Cada día que pasa siente con más nitidez los estímulos del mundo exterior. Sus latidos son tan fuertes que podrían ser escuchados mediante un estetoscopio común.

Séptimo mes de embarazo

*La mamá

No te preocupes si durante este mes aparecen algunas várices a la altura de los tobillos. Es porque tu cuerpo está diariamente soportando un peso al que no ha llegado a acostumbrarse aún.

Es posible que sientas signos de fatiga. Esto se debe a que tu útero muy crecido está presionando los pulmones. Puede salir de tus pezones una sustancia amarillenta, se llama calostro y es lo primero que succionará tu bebé apenas nazca.

Sorprende las diversas formas que va tomando tu abdomen. Esto se debe a los constantes movimientos del bebé. Todavía falta tiempo para que logre colocarse en una posición definitiva. Eso será cuando se acerque al parto.

Si tu bebé llega a colocarse en alguna posición que te resulta muy molesta, tomar un baño de agua tibia te ayudará a aliviar la zona afectada.

Evitá pasar mucho tiempo de pie, ya que puede traerte fuertes dolores de espalda y rodillas, por el peso adicional que debes soportar. Es importante para la relajación de tu cuerpo que eleves las piernas lo más que puedas cuando reposas.

Quizás sufras molestas hemorroidales. Beber mucho líquido te ayudará. Puede que tengas las manos y pies hinchados debido a la retención de líquidos.

Muy lentamente comenzarás a sentir que tu panza se pone dura. Lo que sientes son pequeñas contracciones. Se llaman Braxton Hicks. No te asustés, todavía falta un poco para que lleguen las contracciones que te avisan que tu bebé viene en camino.

Como tu bebé está comenzando a buscar la posición que lo llevará al nacimiento, podés experimentar muchas molestias abdominales, uterinas y hasta algunas contracciones. Cuando estas vengan, concentrate en lo maravilloso del suceso y recuerda que falta poco. Esto hará más llevadero el momento.

*El bebé

Su aspecto es el de un recién nacido pero a una escala menor. Tiene muy desarrollado el sentido del tacto. De a poco su piel se va pigmentando y deja de ser traslúcida. Por sus movimientos puedes detectar que el bebé pasa más tiempo despierto que durmiendo. Dormirá más en los momentos en los que estés en actividad, ya que siente que lo estás meciendo.

Reconoce tu voz y puede diferenciarla de otras que escuche. No olvides cantarle y hablarle con dulzura.

Octavo mes de embarazo

*La mamá

Ya sientes que tu panza está grande y por momentos molesta un poco, especialmente a la hora de dormir. No hagas movimientos fuertes ni expongas tu cuerpo a posiciones incómodas.

Puede ocurrir que tengas por momentos la sensación de falta de oxígeno, sobre todo después de hacer algún esfuerzo o simplemente después de alimentarte. Eso se debe a que el diafragma es empujado hacia arriba por el útero.

Todas las mujeres tienen en esta etapa dificultades para dormir. La naturaleza es sabia y da horas de entrenamiento para que puedas afrontar sin problemas los momentos en los que tengas que estar despierta por la noche para amamantar y contener a tu bebé.

Sería bueno que empieces a tomar un curso pre parto. Podés hacerlo con tu pareja o un acompañante. Recibirás información sobre el parto y la lactancia y aprenderás ejercicios para relajar tu cuerpo en esta última etapa.

A esta altura, muchas embarazadas tienen una sensación contradictoria. Por un lado las molestias físicas hacen que quieran tener al bebé lo antes posible, pero al mismo tiempo sienten miedo y saben que extrañarán la panza.

*El bebé

La actividad de tu bebé será muy intensa hasta el momento de nacer. Todavía su tamaño le permite girar y cambiar de posición. A medida que pasen los días el espacio uterino se irá reduciendo ya que tu hijo crecerá con mucha velocidad. Tiene períodos en los que sueña.

Comenzará a aumentar de peso muy rápidamente para lograr el adecuado a la hora de nacer. En estas semanas encontrará la posición para el parto. Duerme dos horas y está despierto otras dos y así sucesivamente. Una vez que nazca mantendrá ese ritmo durante las primeras semanas y se despertará cada dos o tres horas para alimentarse.

Noveno mes de embarazo

*La mamá

Cada día que pasa se hace más difícil descansar y dormir. Tal vez comiences a sentir mucho cansancio durante el día y a causa de esto mucha irritabilidad.

A medida que tu panza crece, ejerce presión sobre la vejiga. Esto te provocará muchas visitas diarias al baño.

Podés tener contracciones todos los días pero no son las que indican que el bebé está por nacer. Si bien muchas madres se hacen a la idea de tener un parto vaginal, en muchos casos se debe recurrir a la opción del parto por cesárea. El obstetra siempre elegirá el camino más seguro para vos y tu bebé.

De la misma manera que sucede con los animales, las mujeres sienten antes del parto la necesidad de “anidar”. Esta sensación instintiva muchas veces queda en segundo plano dadas las responsabilidades de la vida moderna. Sería bueno escuchar a tu cuerpo si te pido descanso y tranquilidad.

La duda más común que tienen las mujeres en esta instancia es si serán capaces de reconocer las contracciones que indican que el trabajo de parto ha comenzado. La respuesta a esta pregunta es: SI. Aunque todavía no logres imaginarlo, sabrás perfectamente cuándo ha llegado ese momento.

Si llegas a sentir que un líquido tibio de olor fuerte sale de tu cuerpo, tanto en gotas como en grandes cantidades, llamá a tu médico. Puede que hayas roto bolsa y el nacimiento de tu bebé esté muy próximo.

Algunos niños prefieren quedarse un poco más en la panza de mamá que otros. Allí está cómodo, tiene calor, comida y amor y no quiere enfrentar el estrés que significa el nacimiento.

*El bebé

Está muy grande y su movilidad en tu interior se encuentra más acotada. Si realizas movimientos bruscos o escucha ruidos fuertes puede despertarse.

Como máximo el bebé estará en tu vientre hasta la semana 42. Luego de esta semana se realizará un parto inducido. Es importante que sepas que sólo el 5% de los bebés nacen en las fechas que los médicos prefijan.

Consejos útiles

¿Cómo evitar las náuseas?

Entre el 50% y el 80% de las mujeres embarazadas tiene náuseas en el primer trimestre. El aumento de las hormonas genera en la mayoría de los casos, fuertes náuseas. Una manera de evitarlas es comiendo pocas cantidades y con mayor frecuencia de lo habitual, alimentos que contengan vitamina B6, tales como pan integral, galletas saladas y bananas.

Estreñimiento

Si estás estreñida la ingesta diaria de una comida basada en frutas frescas y beber abundante agua te serán de mucha ayuda. Caminar media hora al día es otra opción que aliviará las molestias. El estreñimiento también puede provocar la aparición de hemorroides. No dudes en consultar a tu médico.

Sensibilidad extra

Es común experimentar alteraciones en el humor durante el embarazo. Esto no sólo se debe al cambio hormonal y psicológico sino también a las angustias y temores que aparecen con el nuevo estado. Irritación, alta sensibilidad, euforia, estrés o depresión son algunas de las emociones que pueden aparecer en esta instancia. Lo ideal es poder compartir los sentimientos y hablar de nuestras emociones con la pareja, familiares o amigos.

Actividad física recomendada

El ejercicio en una mujer embarazada está permitido y es altamente recomendable. Sin embargo no debiera hacer abdominales, correr o practicar deportes de alto impacto que requieran grandes esfuerzos físicos. Se recomienda la natación y el yoga pero siempre con el consentimiento del médico.

Protege tu piel

Es recomendable utilizar diariamente cremas que contengan vitaminas A y D. Su uso frecuente (sobre todo en el vientre y las piernas) podría prevenir la aparición de estrías y celulitis. Durante el embarazo la piel se vuelve más seca y sensible a algunos productos. La alimentación y la ingesta de líquido también tienen que ver con la belleza de la dermis.

Cuida tus dientes

El 25 % de las embarazadas sufren de gingivitis. La misma se manifiesta con enrojecimiento de las encías, hinchazón o hemorragia. Es importante cepillar los dientes muy suavemente y ante cualquier duda consultar con el odontólogo.

¿Viajes?

Se puede viajar durante la mayor parte del embarazo, pero a partir del séptimo mes se desaconseja abordar algunos medios de transporte como el avión. Es recomendable que no conduzcas automóviles para evitar accidentes. De todas maneras, siempre es oportuno consultar con tu médico.

Peso

En un embarazo normal y para una contextura física promedio, no deberías tener al momento del parto más de 12 kilogramos por encima de tu peso inicial. Hay que tener en cuenta que cuánto más te excedas, más difícil será volver a tu peso original después del parto. No es sólo una cuestión de estética, sino también de salud. Los problemas de peso pueden conllevar hipertensión, diabetes gestacional y un parto más complicado.

La nueva imagen

“Me veo gorda y fea” es lo que dicen la mayoría de las embarazadas. ¿No te reconocés en este nuevo cuerpo y te cuesta asimilar la imagen que devuelve el espejo? Por ahora es importante que aceptes tu cuerpo con su nueva forma tierna y redondeada. Ya habrá tiempo para recuperar la figura una vez que el bebé nazca.

 




Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial.
© 2010 SALTA BEBE Company.