¡La culpa es de las hormonas! La química del amor


Si alguna vez sufriste mal de amores, tu corazón no tiene la culpa. Las únicas responsables del enamoramiento son distintas hormonas secretadas por las células, trabajando en simultáneo y dirigidas por el cerebro. Así es que ya sabés: ¡no se ama con el corazón, sino con el cerebro!

Con el aval de muchos estudios científicos, podemos afirmar que el órgano del amor no es el corazón, sino el cerebro, ya que es el encargado de liberar diferentes hormonas en las dos etapas básicas del enamoramiento: el amor erótico, y el amor afectivo.

Las hormonas que se activan en la primera etapa son las responsables de la emoción, las mariposas en la panza, el tener ganas de estar juntos, de no parar de mirarlo y que todo del otro te encante. Bajan los niveles de serotonina y aumentan los de dopamina produciendo patrones muy parecidos a los que tienen las personas que sufren adicciones a las drogas. En el hombre aumentan los niveles de testosterona provocando el incremento del deseo sexual y los pensamientos eróticos respecto a esa persona.

Estas hormonas hacen que tanto hombres como mujeres luzcan más atractivos, mejora la piel, el humor, brillan los ojos y se dibuja una sonrisa en el rostro. Las reacciones de la persona enamorada dependen mucho de su edad y su madurez, pero es muy común que la mujer se sienta distraída y tenga dificultad para concentrarse, mientras que el hombre se sienta fuerte y vigoroso como un guerrero.

La segunda etapa sería la del verdadero amor, en la que aparece un real apego. Aquí se produce la liberación de oxitocina, que es una hormona relacionada a los patrones sexuales y a la conducta maternal o paternal. Tiene diferentes reacciones según el sexo, a las mujeres las vuelve más afectivas, atentas y contemplativas, al hombre lo pone más cariñoso pero le da más sueño. Esto queda demostrado cuando al término de la una relación sexual la mujer quiere conversar y el hombre se duerme.

La primera etapa de explosión, que lleva a tener relaciones sexuales y no cansarse, permanecer en estado de adrenalina permanente y tener incluso más resistencia al frío y al calor, tiene una duración aproximada de dos a tres años. Transcurrido este tiempo empiezan a pesar más las experiencias vividas juntos que la pasión y de la misma manera la pareja comienza a tener desencuentros y salen a la luz aquellas diferencias, que habían permanecido ocultas hasta ahora. Ya en esta segunda etapa es fundamental establecer una buena comunicación si pretendemos que la relación perdure. Desde el punto de vista biológico el ser humano no está hecho para la monogamia, lo que explicaría la cantidad de infidelidades que hay en las parejas de hoy y de siempre y la escasez o ausencia de compromiso que existe en muchas de las relaciones amorosas de estos tiempos.

¿Qué es lo que más atrae a hombres y mujeres?

Para los hombres todo entra por los ojos, ellos se manejan más por lo visual a la hora de sentirse atraídos por una mujer. En cambio para las mujeres la clave está en lo auditivo. A ellas las seduce el tono y el color de la voz y la forma de expresarse de un hombre.

Desde lo físico y neurológico lo más bello para la especie humana es la simetría y la frecuencia, la personas que tienen el rostro simétrico son aquellas que son consideradas más bellas. En general, una persona muy atractiva es una persona muy simétrica.

Con el asesoramiento de Verónica Guzmán Aguirre. Ginecóloga. Especialista en Sexualidad




Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial.
© 2010 SALTA BEBE Company.