La piel del recién nacido


¿Cómo cuidar la piel de mi bebé recién nacido? Es la pregunta que se hace toda mamá al llegar a casa con su pequeño hijo en brazos. En las primeras semanas de vida, su piel es muy delicada y sensible porque todavía no está completamente desarrollada. Tiene menor capacidad de defensa y es más susceptible al medio ambiente. Aquí hay algunas respuestas para que puedas protegerlo y satisfacer sus necesidades.

¿Puedo perfumarlo?  Hasta los tres meses no es recomendable el uso de colonias, cremas y talcos porque poseen perfumes, lo que puede producir intoxicaciones o alergias. Si decidimos aplicar colonia lo mejor es no hacerlo directamente sobre su piel sino en la ropa.

Primer baño Cuando el ombligo se cae se puede bañar al bebé controlando rigurosamente la temperatura del agua. Si está muy caliente le dará taquicardia y transpirará y si está fría podrían contraerse los vasos sanguíneos ocasionando serios problemas. El mejor modo de asegurarnos de que el agua esté templada es verificarlo con el codo porque es una zona sensible. Debe utilizarse jabón neutro e hipoalergénico.  Recién al tercer mes se recomienda los jabones líquidos.

¿Cómo vestirlo? Siempre tiene que estar un poquito más abrigado que los adultos.  Para los días muy calurosos será mejor elegir prendas de colores claros y usar remeras de mangas cortas, pantalones cortos y escarpines. ¡Cuidado con sobre abrigarlos! Si queremos medir su temperatura corporal debemos tocar su cuello ya que sus manitos y pies estarán fríos hasta los veinte días de vida. En cuanto al lavado de ropa no debe utilizarse jabón en polvo porque puede provocar alergia. Lo aconsejable es lavar las prendas con jabón para ropa fina.

De paseo Si el clima es agradable podemos aprovechar para sacarlo a pasear a lugares poco concurridos. Deberá estar cubierto con una manta liviana. Las pañoletas de lana y polar deben reservarse para los días más fríos. Si sale en cochecito no olvidar usar la capota para que no reciba los rayos del sol de manera directa.

Colitas limpias. Para higienizar la colita del bebé la mejor opción es el óleo calcáreo. No se recomienda emplear jabón, talco o féculas. Hay toallitas húmedas especiales para recién nacidos que pueden llevarse en el bolso y son muy prácticas para las salidas. Los mejores pañales no son los más costosos sino los que menos gel y perfume tienen porque previenen la dermatitis del pañal. Si la colita está muy irritada podemos recurrir al aceite de cocina o bien a alguna crema con vitamina A y a base de óxido de zinc.

¿Y las vacaciones? El recién nacido sólo puede exponerse al sol unos 5 minutos diarios y nunca hacerlo entre las 10 y las 17 porque es el horario más dañino para la piel. No es buena idea llevarlo a la playa ya que no podemos dejarlo dentro de la carpa debido a que los rayos son demasiado fuertes. Los pediatras recomiendan no meterlos a las piscinas o piletines hasta los seis meses. De este modo las vacaciones serán algo diferentes, pero mamá y papá estarán muy ocupados y felices como para notarlo.

Es importante remarcar que si a pesar de todos estos cuidados vemos algo en la piel del bebé que nos llama la atención tenemos que consultar de inmediato con el pediatra.

Con el asesoramiento de Dolores Zenteno. Médica pediatra. Mater Ginecología y Obstetricia




Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial.
© 2010 SALTA BEBE Company.