embarazo

Alimentación y embarazo

Mientras el bebé crece y se desarrolla en el vientre materno, el bienestar de ambos depende en gran medida de una correcta alimentación. Si en esta etapa no incorporamos los nutrientes necesarios, podemos ocasionar serias complicaciones a quien viene en camino. Enterate de cómo llevar una dieta saludable y equilibrada.


A todas las mujeres nos preocupa el tema de la alimentación y más aún cuando estamos embarazadas. En primer lugar porque sabemos que en los primeros meses de la gestación, el embrión se forma casi completamente. Sus huesos y órganos se van desarrollando poco a poco y necesitan de nutrientes que deben ser ingeridos por la madre a través de su ingesta diaria de alimentos.

En segundo lugar, hoy por hoy nos inquieta, a algunas más y a otras menos, el tema del peso. Sabemos que el embarazo es un período donde la mujer engorda de manera natural pero también sabemos que lo ideal es subir entre 9 y 12 kilos y mantener una alimentación balanceada.

La mujer embarazada tiene que llevar una alimentación sana y cuidar especialmente la selección de alimentos. También se debe tener en cuenta que a partir del segundo trimestre hay una cantidad adicional de calorías diarias que se deben adquirir.  

Los alimentos de origen animal, leche, queso, huevo y carnes aportan muchas proteínas y principalmente calcio. El calcio es muy importante para el embarazo porque en esta etapa aumenta su requerimiento y en caso de no cubrirse a través de la alimentación se debe recurrir a algún suplemento.

En la etapa gestacional también se incrementa el requerimiento de hierro, presente en las carnes, especialmente en el hígado, vegetales de hojas verdes y en las legumbres como la lenteja. Sin embargo es conveniente no abusar de las legumbres porque son flatulentos y pueden generar hinchazón y molestias.

Las frutas y verduras son la principal fuente de vitaminas y minerales. Es importante elegir una gran variedad, porque según el color y el tipo de fruta o verdura que comemos nos aseguramos de incorporar todo tipo de vitaminas. También aportan hidratos de carbono simples y no tienen casi nada de grasas por lo tanto no es necesario privarse de ninguna.

Es recomendable organizar la dieta en seis comidas, desayuno, almuerzo, merienda y cena, más dos colaciones en las que se puede comer una fruta, un yogur o una barrita de cereal. Las barritas son una buena opción para la mujer que trabaja fuera de la casa, pero como poseen una gran concentración calórica no se debe abusar de las mismas.

El pescado es un tipo de alimento que no debe faltar no sólo en la dieta de la embarazada sino de cualquier persona. Tiene menor cantidad de grasas que el resto de las carnes y de mejor calidad. Se recomienda incluirlo por lo menos una vez a la semana,

 Tener una alimentación ordenada es la clave para el bienestar de la madre y el bebé. Cuidando tu cuerpo vas a proteger a tu hijo y te vas a mantener en un peso saludable.


...........................................................................

Con el asesoramiento de:
Licenciada en Nutrición Andrea Negri

 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com