padres

Lenguaje bimodal

A diferencia del lenguaje de señas que tiene una gramática y estructura especial, en esta nueva técnica de comunicación, las señas no remplazan sino que acompañan y complementan el lenguaje verbal- oral. A medida que se habla, se hace la seña y de este modo, cada palabra dentro de una oración tiene su signo.

Este sistema aumentativo del lenguaje le permite al niño comunicarse y aprender con facilidad a través de las señas porque no sólo va a escuchar la palabra sino que también la verá. Tendrá una entrada de información visual y auditiva que el cerebro procesará más rápido.

Primero el pequeño aprende a hacer la seña y luego la acompaña con el habla. Cuando tiene la seguridad de haber aprendido e incorporado esa palabra, deja de usar la seña automáticamente.

Es recomendable comenzar a enseñarlo a partir de los 2 años, cuando el niño ya tiene mejor manejo de su cuerpo. A esa edad los padres ya pueden detectar si su hijo no está hablando correctamente y sospechar de algún problema en el lenguaje.

Generalmente, los pequeños con alguna dificultad en el habla, sólo dicen “mamá”, “papá” o hacen leves sonidos para denominar a ciertos objetos. Aprovechando que ellos señalan todo y tienen muchos gestos, a través del lenguaje bimodal se les puede enseñar otros y agregar más vocabulario. Es un proceso que lleva mucho tiempo, pero en el momento menos pensado los chicos empiezan a hablar.

Una técnica con buenos resultados 

Este proceso de comunicación es muy útil para aquellos niños que tienen hipoacusia parcial y usan audífono porque los ayuda a entender las estructuras del habla. En chiquitos con otro tipo de deficiencia auditiva, con ciertos retrasos en el área cognitiva o intelectual, con problemas de conexión en la comunicación y con retrasos en el lenguaje, el sistema bimodal es muy positivo y les permitirá integrarse a la sociedad.

Casi todos los niños con Síndrome de Down tienen algunas dificultades en el lenguaje, no pueden pronunciar algunas letras  o no pueden hablar claro porque tienen muy grande la lengua pero aprenden rapidísimo el lenguaje bimodal. A ellos les gusta mucho usar su cuerpo para comunicarse y que las señas que emplean comiencen a tener un significado ¡les gusta aún más!

En chicos con autismo el lenguaje bimodal es un éxito combinado con otras técnicas como los pictogramas que son dibujitos a partir de los cuales los nenes organizan su día.

No es recomendable usar la comunicación bimodal en niños con problemas motores severos, porque para poder hacer uso de este tipo de comunicación también hace falta una buena movilidad, una buena motricidad fina. Los movimientos con las manos y los dedos son fundamentales y en nenes con parálisis cerebral, por ejemplo, es difícil y frustrante trabajar esto porque no tienen manejo total de su cuerpo.

No se puede usar tampoco en chiquitos que padecen una hipoacusia total, porque el lenguaje bimodal es de doble entrada, y para que sea efectivo sí o sí tiene que haber captación auditiva y visual. En estos casos, es mejor que aprendan la lengua de señas o que ejerciten  la oralidad desde otra técnica.


Con el asesoramiento de Anelí Gonzo. Fonoaudióloga. 





2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com