de portada

Belqui Otamendi "Los educo con amor y firmeza"

Belqui Otamendi es comunicadora social y desde hace muchos años nos acompaña como una de las caras más hermosas de la televisión salteña. Su chispa y buena onda traspasan la pantalla y lo mismo pasa cuando llega al estudio de fotos con sus hijos para la sesión de portada, desborda alegría y energía positiva. En esta nota nos cuenta cómo es como mamá y confiesa que educa a Tadeo y Damiana con amor y firmeza pero sobre todo con una crianza democrática basada en el diálogo.

¿Qué tipo de crianza elegís para tus hijos?

La verdad nunca me había puesto a pensar qué tipo de crianza quiero para los chicos, pero creo que somos bastante democráticos con mi esposo. Charlamos mucho con ellos, tratamos de permitirles ciertas cosas que quizás en nuestra época no se permitían tanto.

Somos de escuchar mucho lo que les pasa, las consultas que tienen, nos gusta conversar, guiarlos, poner reglas, pero siempre acompañándolos en absolutamente todo. Los chicos saben que si les damos una orden o ponemos una penitencia, también les vamos a explicar las razones para que puedan entender dónde estuvo el error. Buscamos un punto de equilibrio en ese sentido.

¿Cuáles son los ingredientes que no pueden faltar en tu fórmula de crianza?

Amor y firmeza tienen que estar, pero el ingrediente que no puede faltar es el diálogo. Podemos demostrar el amor que sentimos por nuestros hijos en cada acto, pero considero que también es muy importante decírselo, recordarles a cada momento cuánto los amamos. A medida que los chicos crecen puede que el diálogo se vaya perdiendo, por eso yo intento mantenerlo y que se pueda hablar de lo que sea, de cosas buenas y malas, poder charlar cuando hay algún problema.

¿Qué opinás de la crianza con apego?

Considero que es una opción. Respecto al colecho puedo decirte que hasta ahora disfruto de dormir una siesta o alguna noche con mis hijos. Me parece que a veces es una necesidad de los padres más que de los niños. Con Tadeo me pasaba que mi esposo hacía viajes de un mes y cuando él cruzaba la puerta, yo inmediatamente lo pasaba al bebé a mi cama. Y en la actualidad, si alguno de los dos está enfermo, duermo con ellos, para controlar la fiebre o el malestar, pero también como una forma de demostrar amor, abrazarlos y mimarlos.

¿Mamá o amiga?

Una mamá tiene que construir con su hijo una relación de muchísima confianza, a través del diálogo, para poder solucionar así cualquier tipo de inconveniente, problema o duda que se pueda presentar. También intenta ser la persona con la que ellos quieran compartir alegrías, logros, triunfos, pero hay que pensar que cuando sos muy amiga de tus hijos, pasás por alto algunas reglas o normas que deben existir. Ellos se sienten con la libertad de decir ¿por qué le voy a hacer caso, si nos tratamos de igual a igual?

 Me parece que por lo menos en los primeros años, es importante que sepan que tienen una compinche incondicional y un lugar de refugio absoluto pero que también mamá será la primera persona en marcar errores y corregirlos para forjar un buen camino cuando pasen los años. Ya en la madurez nos van a considerar una buena amiga seguramente.

¿Los padres de hoy prestan la suficiente atención a sus hijos?

Pienso que sí. Al menos, nosotros como padres somos de prestar mucha atención a sus necesidades, somos de hablar de todos los temas. Pasa que por ahí volvés cansado de trabajar todo el día y no te da el cuerpo para ponerte a jugar a la pelota, pero por lo menos nos sentamos a conversar, a jugar al dominó, a leer un cuento o reírnos. Compartir tiempo de calidad para nosotros es importante.  Nos pasa muchas veces que apagamos el tele, ponemos música y nos ponemos a bailar.

¿Cómo te llevás con poner límites?

Me llevo muy bien con poner límites en casa, yo soy como la más estricta, aunque a veces me cuesta y me duele sentir que fui muy dura; me encierro a llorar en el baño y hablo con mi marido al respecto. Alguna vez les he quitado la play o los he dejado sin ir a un cumpleaños. Siempre explico los motivos de los límites que pongo ¡eso sí! 
Los límites les marca a los chicos hasta dónde pueden llegar.

¿Qué es lo que más te aplaudís como mamá?

¡Mis hijos deberían responder esa pregunta! (risas) Mmmm… creo que puedo aplaudirme una capacidad que tenemos la mayoría de las madres y que es la capacidad de multiplicarnos para poder cumplir con muchas tareas a la vez, nos convertimos en una especie de pulpo. No se si siempre me sale tan bien, pero creo que es una cualidad que en general tenemos todas las mamás.

¿Cambiarías algo de tu experiencia como mamá?

Cometí muchos errores y ¡los sigo cometiendo! pero considero que cada uno de ellos me hizo aprender y mejorar en mi rol de mamá. Me quedo por ahí con los primeros meses de madre primeriza con Tadeo bebé porque muchas veces me puse más nerviosa de lo que debía y me ahogué en un vaso de agua al principio. Con el tiempo me di cuenta de que no era tan catastrófico lo que en ese momento consideraba tan grave.  Bajaría un cambio en mis primeros meses como mamá.

¿Cuáles son tus herramientas o recursos vinculados a la crianza?

No se si tenemos herramientas, nos movemos por instinto o sólo tratamos de dar el ejemplo. Les enseñamos a ser solidarios y respetuosos. Ellos ven cómo nos manejamos en la vida y obviamente esas cosas se contagian.







2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com