de portada

Inclusión educativa

La Ley Nacional de Educación 26.206 propuso un nuevo paradigma respecto a la educación especial. Hoy ya no se habla de integración sino de inclusión ya que en ninguna escuela o colegio de nuestro país se le puede negar el acceso a niños con discapacidad permanente o temporal.

En su artículo 42, la Ley Nacional de Educación Nº 26.206, se refiere a la educación especial y establece que “La educación especial es la modalidad del sistema educativo destinada a asegurar el derecho a la educación de las personas con discapacidades temporales o permanentes, en todos los niveles y modalidades. La Educación especial se rige por el principio de inclusión educativa, brindando una propuesta pedagógica que les permita el máximo desarrollo de sus posibilidades, la integración y el pleno ejercicio de sus derechos…”.

Si bien se viene trabajando arduamente desde la sanción de esta Ley y se ha evolucionado mucho, aún queda mucho por hacer en este camino de la inclusión educativa. Antes se hablaba de “integración” y bajo este principio se buscaba integrar al niño que tenía una discapacidad, ya sea en ciertos periodos del año o incorporándolos a algunas materias en horarios especiales, como música por ejemplo. Ahora estamos a la luz de un nuevo paradigma “la inclusión educativa” que ya no divide a los chicos en los “normales” y los que tienen “capacidades diferentes”. Hoy se considera que todos los chicos son diferentes y que lo normal es que en una misma aula podamos encontrar a chicos de diversas religiones y etnias, a chicos más rápidos en el aprendizaje y a otros con mayores dificultades, como así también a los niños que tienen algún tipo de discapacidad.

Los establecimientos educativos no pueden negar el acceso a ningún chico por su discapacidad. En todo caso deberá preparar a su plantel de docentes, plantear un proyecto y capacitar al recurso humano para poder realizar un buen abordaje.

La materia pendiente que tiene el Sistema Educativo es la capacitación destinada tanto a los maestros y profesores, como a los mismos alumnos para prevenir situaciones de discriminación y maltrato, y a los padres y la comunidad en general para que todos estemos informados, porque todos somos responsables de que la inclusión educativa se respete a lo largo y a lo ancho del país. Los medios de comunicación tienen una labor fundamental, en este sentido, para generar un efecto multiplicador de este mensaje.

Es lamentable ver como los padres de niños con diferentes discapacidades, tienen que lidiar con las trabas que ponen las obras sociales para brindarles cobertura, con las escuelas que no quieren recibir a su hijo a causa de su condición y con las actitudes poco solidarias de la gente, lo que se sustenta en un problema cultural de falta de educación. Esto ya no puede seguir sucediendo porque hay una Ley que los ampara y entre todos tenemos que hacerla respetar.

La educación inclusiva es aquella que se adapta a las necesidades de educación especial que pueda tener un niño. Cambia los sistemas y las estructuras, modifica las imágenes y modelos y hasta reacondiciona las instalaciones, para hacer un buen abordaje de cada caso en particular.

Este enfoque se basa en que todos los estudiantes tienen derecho a aprender, a compartir el aula y a sentir que además de recibir están aportando al resto del grupo. Uno de los métodos más efectivos para que este aprendizaje sea un hecho es el juego, ya que permite desplegar la creatividad, la libertad y la confianza.


Con el asesoramiento de Olga Nallim. Licenciada en Educación







2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com