embarazo

El hombre embarazado

Algunos padres experimentan síntomas similares a los de sus mujeres durante la dulce espera. Pueden aparecer en la etapa inicial del embarazo y culminar antes del parto o después del nacimiento del bebé. Las manifestaciones del Síndrome de Couvade van desde malestares matinales hasta antojos y cambios de humor.

Los hombres de hoy participan de un modo mucho más activo en los embarazos. Asisten a los controles ginecológicos y ecográficos, salen a comprar ropa para el bebé y opinan sobre la decoración de su cuarto. Acompañan tanto a sus mujeres en el proceso gestacional que llegan a tener síntomas idénticos a los de ellas. Si bien la mayoría son sutiles pueden llevarlos a consultar con el médico. Por supuesto, una vez que el especialista indague sobre la vida el paciente, lo mandará a la casa a disfrutar de la dulce espera.

¿Esto se debe a una mimetización o sugestión del futuro padre? Sobre las causas de este síndrome hay dos hipótesis. Se habla de una posible causa psicológica y una posible causa biológica.

Desde lo psicológico juegan tres factores:

Ansiedad: Se ha presentado este síndrome en papás que presentan ansiedad porque perdieron anteriormente un bebé o no pudieron lograr el embarazo con facilidad.  

Temores: Por otra parte están los padres que se preocupan mucho por el embarazo, por las cuestiones económicas o por el rol que van a ocupar. Para defenderse de esa angustia algunos padres se identifican con la mujer.

Comunicación: En las parejas que tienen gran comunicación, una fuerte conexión emocional y un deseo compartido de hijos, el hombre se solidariza tanto con la mujer, que comparte los mismos síntomas.

Las hipótesis vinculadas a lo biológico están bastante cuestionadas. La primera sostiene  que la mujer a través de la respiración elimina unas señales químicas que actúan como moderadores hormonales y que son percibidas por el varón. La otra hipótesis dice que desde que la mujer se embaraza el hombre sube inmediatamente los niveles hormonales de prolactina y cortisol que lo predisponen a asumir la paternidad y  a relacionarse con niños. 


Se denomina Síndrome de Couvade a la presencia de síntomas de embarazo en los padres que acompañan a sus mujeres en la dulce espera. Couvade deriva de la palabra en francés “couver” que significa incubar. Tiene su origen en la historia de culturas primitivas  que realizaban un antiguo ritual que consistía en la simulación por parte de los hombres de los dolores de parto y el reposo posterior al nacimiento de sus hijos. 

Se manifiesta con la aparición de mareos, vómitos, nauseas, antojos, presión arterial baja, calambres, dolores abdominales (similares a las contracciones uterinas), sueño, fatiga, cambios de humor, variaciones en el peso, dolor de muelas y de espalda



Con el asesoramiento de la Lic. Mariana del Carlo. Psicóloga.






2010 - Salta Argentina - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción total o parcial -

Registrate

54-9-387 5568602
saltabebe@gmail.com